almorranas externas

las almorranas externas

Puede que sea difícil de creer, ya que no es algo que se le cuente a todo el mundo; un alto porcentaje de la población adulta del mundo sufre las terribles almorranas o mejor conocidas como hemorroides.

Si estás en la etapa inicial, probablemente no sientas síntomas; pero si por el contrario, ya las tienes en un grado desarrollado y se han salido hacia la parte externa del ano, debes saber lo molestas y dolorosas que pueden ser.

Esto resulta sumamente incómodo, vergonzoso y desesperante, por lo que no puedes dejar de preguntarte ¿Cuánto más debo soportar? ¿Cuándo desaparecerán? ¿Existe alguna forma de eliminar las almorranas externas de forma permanente?

A continuación te daremos respuestas a todas estas interrogantes, esperando que te sea de ayuda.

La duración de las almorranas externas depende de varios factores

Lo primero que debes saber, es que esta es una enfermedad con recuperación lenta, que incluso se considera incurable.

De este modo solo puedes controlarla, pues aunque hay diferentes tratamientos para aminorar sus molestos síntomas, lo cierto es que estos tardarán un poco en hacer efecto y dependiendo del estilo de vida que lleves, existen muchas posibilidades de que se repitan y cada vez será más difícil desinflamarlas.

En tal sentido, si es la primera vez que tienes hemorroides es muy probable que te dure muy poco y el porcentaje de repetición es mínimo. Sin embargo, si es la segunda o la tercera vez que se te inflaman estas venas, el tiempo de curación se alarga entre dos o tres meses, de acuerdo con la severidad de la enfermedad.

Pero como dijimos al comienzo del artículo, la duración depende de ciertos factores que actuarán a favor de la reducción de la inflación y por ende de los síntomas;

Entre ellos se pueden mencionar, los siguientes:

  • Remedios caseros. Sabemos lo molestas y desesperantes que son las hemorroides, por lo que no puedes esperar hasta el día de la cita médica. En vista de ello, hay una serie de soluciones que puedes aplicar desde casa, como por ejemplo: cápsulas de ajo, pomadas caseras, cápsulas de equinácea, etc.
  • Medicamentos. Entre ellos se incluyen una gran selección de pomadas basadas en analgésicos y corticoides, que por lo general se deben aplicar una semana como máximo, para no empeorarlo con efectos colaterales. Asimismo, se recetan antiinflamatorias para tratar el dolor generado por la inflamación.
  • Cirugía. Representa la solución más definitiva, aunque es la última que se considera si los demás tratamientos no surtieron efecto o si se trata de un caso severo, grado III o IV. En el portal web Operarme, especialistas en cirujía, puedes encontrar toda la información necesaria.

El estilo de vida es el secreto de la prevención

Para finalizar, queremos recordarte que el secreto para prevenir muchas enfermedades está en tus propias manos. Pues al llevar un estilo de vida sano, en el que te alimentes bien, tengas buenos hábitos higiénicos, bebas agua y te ejercites, tu organismo estará sano y funcionando lo mejor que puede.