Mi hijo no sabe perder ¿cómo le enseño?

Mi hijo no sabe perder ¿cómo le enseño?

A nadie le gusta perder, pero todos lo hacemos en algún momento. Desde participar en un juego de mesa hasta las competiciones escolares, lidiar con la pérdida es una habilidad que los niños deben aprender. Para fomentar el buen espíritu lúdico y deportivo de tus hijos, te ayudamos con los siguientes consejos:

Explica el objetivo del juego.

Evita la frustración de tu hijo explicando el objetivo del juego antes de comenzar a jugar. Explica las reglas y las circunstancias que hacen de un jugador el ganador.

Saber las reglas antes de comenzar el juego genera menos impacto en tu hijo cuando pierde. También eliminará cualquier sentido de injusticia.

Permite que tu hijo pierda.

Es tentador salvar a nuestros hijos de la pérdida y el fracaso. A menudo, dejamos que nuestros hijos ganen, especialmente cuando sabemos que no tienen oportunidad de hacerlo por su cuenta.

El problema es que esto les da una falsa noción de juego y competencia. Pero permitir que tu hijo pierda le da un regalo aún mejor que ganar: la capacidad de hacer frente a la decepción.

Salvar a los niños de todos los miedos relacionados a no saber perder no los protegerá de la decepción. Al permitir que tu hijo pierda al participar en un juego, le estás ayudando a desarrollar perseverancia y estrategia.

Enfócate más en lo divertido de jugar y el esfuerzo en equipo.

Los divertidos momentos durante un juego, son una parte inseparable de la vida de todos los niños, aunque siempre llegan inevitablemente a su fin con el consecuente momento triste de la pérdida o la celebración de la victoria.

Ya sea al jugar algún videojuego, el fútbol o en las pruebas de educación física, debes ser cuidadoso de no animarlo demasiado cuando gane sin dejar de resaltar las ventajas que le otorgaron la victoria. También debes alentarle a hacerlo mejor la próxima vez si ha sido el perdedor y a concentrarse más en disfrutar del trabajo en equipo durante el juego.

Entonces, es importante enfocar la atención del pequeño menos en ganar y más en el participar y disfrutar del jugar en sí. Durante un juego, elogia a su hijo por:

  • No rendirse
  • Ser un buen deportista
  • Ayudar a su hermano a entender el juego
  • Aplicar nuevas estrategias
  • Aprender de sus errores

Muestra empatía.

Incluso con toda la preparación, puede que tu hijo haya perdido un juego y se haya entregado a una rabieta monumental, evidenciando que aún no sabe perder. ¿Qué hacer?

Antes de que también pierdas la compostura, recuerda que esto es normal. Tu hijo todavía está trabajando con el concepto de ganar y perder. Aun está aprendiendo a gestionar la pérdida y la decepción, sintiendo que todo es injusto.

Si tu hijo está llorando demasiado, muéstrale comprensión. Más tarde, ya calmado, explícale que todos nos sentimos así a veces y que lo más importante es no perder el sentido en un juego: compartir, participar y disfrutar.

 

About the author

Dejar un Comentario